La canción alegre más triste de África

26 11 2012

La llamaban la Madonna de los Townships, pero en Soweto no había oídos para las rubias cuando cantaba Brenda Fassie. Probablemente Fassie tenía razón al afirmar que no entendía la comparación, más allá de parecerse en vestir de forma provocadora. Porque la vida de Fassie no tuvo nada que ver con la de la idolatrada reina del pop estadounidense. Porque, de hecho, aunque desde el norte se ha querido catalogar de manera ridícula su estilo musical como el de pop africano (sic), lo cierto es que Fassie fue la abanderada de estilos musicales como el kwaito y la mapanzula y cultivó varios otros géneros, además de cantar en inglés, zulú, xhosa y sotho.

Con dos años quedó huérfana de padre y a los cinco ya cantaba por las calles, acompañando a su madre pianista. En los años 80 se trasladó al Soweto y, apenas adolescente, se convirtió en un icono de la lucha antiapartheid, por sus canciones reivindicativas, que mostraban la triste realidad en la que vivían los negros, en especial las mujeres, cuyos dramas cotidianos no tenían fin. Y sin embargo los ritmos eran alegres y desenfadados. Quizá la canción que mejor encarna esto sea también la más famosa, “Too late for mama”:

En los años 90 los sudafricanos la apodaron la Reina del Kwaito (literalmente, la Reina de los tíos calientes). Vendía más discos que nadie y se había casado con el productor Sello ‘Chicco’ Twala, calificado como el Quincy Jones sudafricano, pero prefirió el camino de la perdición. Su adicción a la cocaína y una generosidad mal entendida con familiares, amigos, conocidos y conocidos de conocidos la llevó a la bancarrota y a ser una asidua de los centros de rehabilitación, donde llegó a ingresar más de treinta veces a lo largo de los 39 años que viviría.

En 1995 encontraron a Fassie en una habitación de hotel junto a su amante lésbica Poppie Sihlahla. Ambas yacían sobre el lecho, Sihlahla muerta de sobredosis y Fassie al borde del abismo. Aún tuvo tiempo Fassie de superar el golpe, rehabilitarse con ayuda de su hijo, el futuro cantante de hip-hop Bongani Fassie (participó en la banda sonora de la película Tsotsi), y acompañar a Mandela y al pueblo africano en el largo camino hacia la libertad.

Pero una vez más volvió a caer y a caer y a caer. Una mañana de abril de 2004 la cocaína se llevó a la mujer que nunca pudo ser Madonna.

MPOLO MUCUNHA

Anuncios




Banda sonora para celemineos afrikieños (II)

4 11 2012

Porque en Johannesburg existe música más allá de Eddy Grant.

Tema: Mdlwembe

Grupo: Zola

País: Sudáfrica

 





Banda sonora para celemineos afrikieños (I)

12 10 2012

Porque si vais a una boda en África nunca puede faltar esta canción.

Tema: No one like you

Grupo: P-Square

País: Nigeria





Abscesos en el cerebro y otras formas extravagantes de estar loco

24 06 2012

Hay quien para estar loco ve gigantes donde sólo hay molinos de viento. Hay quien necesita una camisa de fuerza, paredes blancas y unas dosis de anafranil. Hay quien se suicida en cuartos de hotel. Hay quien cuenta cerillas. Hay quien cabalga con su mente hasta el borde del precipicio. Hay quien finge tener una migraña, que finge ser una cefalea, que finge ser una meningitis, que finge ser un absceso en el cerebro. Y hasta hay quien se cree cuerdo.

En Angola, o Pai Banana admite su locura sin ambages, ele é maluco y así nos lo hace saber con este temazo, su estilismo y su bailecito de movimientos epilépticos.

MPOLO MUCUNHA





Bodas hispanomozambiqueñas (I)

30 05 2012

¿Qué clase de afrikieños son ustedes que no se hacen eco de tan magnas nuevas que acontecen en las viejas tierras mesetarias? ¿Que no saben de qué les hablo? No se hagan los despistados. ¿Es que nadie aquí lee el ¡Hola!?

Pues sí, amigos, el celebérrimo cantante mozambiqueño Paulo Wilson al fin se ha casado con Sonsoles, no la Sonsoles zapatera, sino otra de las altas esferas políticas, hija del ex presidente Suárez.

¿Cómo, que no saben quién es Paulo Wilson? No se preocupen, en Mozambique tampoco lo conoce ni Dios. Para eso está la Afrikipedia, para inventarse biografías imposibles de personajes presuntamente inexistentes. Dicen que entre los méritos de Wilson está el de cantar. Aquí tienen el enlace a su página de myspace, en la que podemos oír tres de sus greatest hits. Juzguen ustedes mismos:

http://www.myspace.com/wiboy

Obviando el detalle de que se haga llamar Wiboy, su repertorio oscila entre la pastelosa dicción de los más grandes cantantes melódicos (según Tsinsiva, asesora musical a tiempo parcial, imita muy bien al portugués Luís Represas) y la modernez popera de tintes anglosajones. Desgraciadamente, no existen videoclips o testimonios gráficos de actuaciones suyas con los que podamos regocijarnos, más allá de las fotos del ¡Hola! donde aparece cantando en su propia boda (eso que se ahorró, no sabe nada el wiboy) y haciendo ver que toca la guitarra. ¿Será que toca otros instrumentos? No lo sabemos, pero al parecer a Sonsoles la toca muy bien.

Por supuesto, no podríamos concluir esta sucinta biografía del heredero de Tony Anikpe como el yerno afrikieño predilecto de las marujas ibéricas, sin destacar su fino estilismo que le lleva a casarse con boina. ¡Oh, quién pudiera casarse con boina en Mozambique!

MPOLO MUCUNHA





Fado argelino

8 05 2012

Hoy nos desplazamos un poco más al norte de lo habitual o, para ser más exacto, no tan al sur de donde nos encontramos para dar a conocer a la cantante argelina Souad Massi, quien extrañamente empezó su carrera musical formando parte de un grupo de flamenco en Argel. Después pasó a un grupo de rock, para finalmente iniciar una carrera como solista en la que aúna sus tendencias pasadas, pero también nuevas inquietudes provenientes de la música folklórica de su país, las melodias orientales y, curiosamente, la cadencia del fado. No hay mejor ejemplo que esta canción llamada Raoui (El Cuentacuentos):

MPOLO MUCUNHA





El inclasificable Cheikh Lô

12 04 2012

Hoy les traigo dos joyas del músico senegalés (aunque nacido en Burkina Faso) Cheikh N’Digel Lô.

Fue cantante de orquestas setenteras en Bobo Dioulasso y en los hoteles de Dakar, percusionista emigrado en los clubs de jazz de París, guitarrista en la banda de Youssou N’Dour. Un músico total.

MPOLO MUCUNHA